Indicaciones sanitarias


Indicaciones sanitarias - legislación del 27 de febrero 2007

"Comer y moverse forman parte de los placeres de la vida y pueden ayudarnos, a Ud. y a sus más cercanos, a permanecer con buena salud. Contribuye igualmente a protegerle de ciertas enfermedades.

El programa Nacional Nutrición Salud propone recomendaciones nutricionales totalmente compatibles con las nociones de placer y convivencia.

Cada familia de alimentos tiene cabida en su plato, y esto a diario. Todos son indispensables para garantizar un equilibrio nutricional, pero el consumo de algunos tiene que ser limitado mientras que otros se pueden tomar sin limitación.


¿Cómo ponerlo en práctica?

- Consumir al menos 5 piezas de frutas y legumbres por día, ya sean crudas, cocidas, al natural, cocinadas, frescas, congeladas o en conserva.
- Comer pan y cereales, patatas y legumbres en cada comida y dependiendo del apetito (sobre todo cereales integrales)
- Consumir 3 productos lácteos por día (leche, yogur, queso) variando los 3 productos
- Comer carne, pescado o huevos 1 ó 2 veces por dia alternando, consumir pescado al menos dos veces por semana.
- Limitar las materias grasas añadidas (mantequilla, aceite, nata, etc.) y los productos grasos (aperitivos, bolleria, etc...)
- Limitar el azúcar y productos azucarados (gaseosas, bebidas azucaradas, dulces, chocolate, pastelería, cremas, etc...)
- Limitar el consumo de sal y tomar con preferencia sal yodada.
- Beber agua abundantemente durante y fuera de las comidas.
- No sobrepasar, por dia 2 vasos de alcohol para las mujeres y 3 vasos para los hombres (2 vasos de vino de 10 cl equivale a 2 y medio de cerveza o 6 cl de alcohol de alta graduación).
- Practicar diariamente una actividad física equivalente a 30 minutos de marcha rápida por dia (preferir subir las escaleras que coger el ascensor, ir a pie o en bicicleta antes que en coche, ...)"

Para cualquier información complementaria, consultar : http://www.aesan.msc.es/


Definitivamente, cóma de todo, ¡ pero sin excesos !

Estas recomendaciones pueden no adaptarse a las personas que siguen un régimen alimentario particular, prescrito por un médico, dentro de una patología específica (en caso de pacientes con diabetes, intolerancia al gluten, o enfermedad celíaca, ciertas enfermedades renales). En este caso, siempre es importante consultar a su médico.


Acontecimientos

Atención al consumidor

Trabaja con nosotros